fotos de familia Granada

Ahora si, ahora no, ahora si, …….
Así podríamos definir nuestra relación profesional entre esta joven familia y yo.
Zoraida quería un bonito reportaje de embarazo en el momento en el que se puso en contacto conmigo. Aun no estaba muy avanzada por lo que decidimos esperarnos algunas semanas. Cuando ya por fin se encontraba algo mejor y “gordita” decidimos dejarlo para cuando el bebé estuviera con ellos y sustituir el reportaje de embarazada por un reportaje familiar. Y cuando Zoraida, la bebé, ya estaba entre nosotros decidimos esperar otra vez un poco hasta tener algún mes más para así poder retratar a la pequeña con algo más de “independencia” y con la cabeza bien alta. 
Llegado el momento así lo hicimos. Pasamos de un reportaje de embarazada en pareja a quizá otro más emotivo en familia, y como no, incluyendo a su grande y dócil mascota Nako pues también tiene una importante parcela dentro de la historia de esta pareja según me pudieron explicar.
Teniendo en cuenta la corta edad de Zoraida, apenas 4 meses, y teniendo claro que queríamos llevar a cabo el reportaje familiar al aire libre, les aconsejé acudir a un famoso parque de Granada donde además está permitida la entrada a animales domésticos. Este parque, fetiche para algunos compañeros fotografos de bodas de granada, daría variedad a los retratos a la pequeña Zoraida amén de ofrecernos algunos rincones algo más “escondidos” donde poder retratar a esta familia en un entorno algo más íntimo.

Sabiendo de antemano que seguramente la peque nos pediría una siesta en mitad de la sesión, decidimos adelantar su comienzo y así tener más tiempo por si debíamos parar para que la pequeña descansase unos minutos. Y así fue.

Las primeras tomas fueron para Zoraida pero rápidamente comenzamos con otras fotografías de familia. Tuve que estar avispado pues los únicos que me hacían caso eran Zoraida (madre) y Oscar, el marido y padre de la muchachita. Lo de coger a Nako y al bebé a la vez, y a poder ser mirando a cámara, lo tenía algo más complicado, pero finalmente lo conseguimos no sin antes hacer bastantes tomas en cada serie.

El reportaje familiar transcurrió con calma. Oscar y Nako a su aire entre juego y juego. Ambas Zoraidas y yo paseando mientras buscábamos algún rincón donde ubicarnos y avisar a los “hombres” de la casa para su participación.
La sesión concluyó entrada la noche con todos quizá algo cansados, pero ya sabemos que sarna con gusto…

Toda la sesión fotográfica se desarrolló con luz natural y sin ningún modificador. La lente utilizada mi favorita, el zoom 70-200mm que tantas alegrías me da.

Espero que este nuevo reportaje familiar os guste tanto como a mi.