El reportaje de embarazo son quizá uno de mis registros menos comunes pero no por ellos menos emocionantes. Aunque por todos es sabido mi condición de fotografo de bodas este tipo de reportajes son también muy divertidos y en ocasiones van ligados mucho al estilo que llevo a cabo en mis reportajes de boda. Por otro lado, yo busco destacar la condición de embarazada de la chica pero también busco la participación y complicidad con su chico. Entiendo que él también debe aportar algo en el reportaje de embarazo pues también forma parte de esa situación y como recuerdo para sus hijos será genial.

En esta ocasión Mariloli y Enrique vinieron desde Córdoba ha hacerse la sesión fotográfica. Les apetecía un lugar granadino por el que pasear. Les propuse el Albayzín de Granada pues además de ser un sitio típico de la ciudad nos ofrecería además un alto número de posibilidades fotográficas amén de poder refugiarnos del duro sol de medio día entre las estrechas calles de este famoso barrio granadino. Además ellos no conocían la zona por lo que les pareció perfecto.

Como siembre, las primeras tomas fueron un poco más formales y serias teniendo en cuenta que era la primera vez que mis modelos y yo nos veíamos de forma personal, pero pasados tan sólo 10 minutos creo que conseguimos congeniar perfectamente cogiendo este reportaje de embarazo un carril dinámico que nos haría aprovechar en gran medida la ocasión. Antes de comenzar a fotografiar charlamos de forma breve sobre como enfocar la sesión y sobre mi propuesta de incluir a Enrique como parte activa del reportaje.

Fuimos paseando y la verdad es que la pareja estaba dispuesta a todo. Incluso cuando, mientras tomábamos un refresco sentados en una terraza, le propuse a la pareja bailotear delante de dos cantaores flamencos que en aquel momento pasaban por allí y que de tan buenas maneras aceptaron a nuestra solicitud.

Eran bien entradas las dos del medio día y ya decidimos dar por concluida esta sesión de fotos de embarazada pues especialmente ella se encontraba ya un poco cansada. La verdad es que ambos fueron modelos excepcionales facilitando bastante mi trabajo.

Para aquellos fotógrafos interesados, toda la sesión se llevó a cabo con luz natural utilizando en alguna ocasión un simple disco reflector cálido para compensar un poco el fuerte contraste de luz entre solo y sombras.