Hola, como ya he comentado en alguna ocasión, mi pasión fotográfica y como realmente intento que me identifiquen es como fotógrafo de bodas con un estilo más personal, pero he de reconocer que también disfruto mucho con otros registros  fotográficos.

En esta ocasión, es especial para mi presentar este pequeño reportaje de embarazada para el recuerdo que hice a mi guapa mujer cuando apenas contaba con 28 semanas de gestación. Estoy seguro que a Paula, nuestra hija, le encantará ver estas foros y algunas otras cuando sea más mayor. Y por qué no, a Jessica también recordarse en su primer embarazo.

Jessica y yo estuvimos intercambiando ideas y opiniones sobre donde hacer este reportaje de fotos. La verdad es que ese invierno fue frió y muy lluvioso por lo que cuando no era por cuestiones de trabajo era por condiciones meteorológicas. Así que elección fue más o menos clara. Decidido finalmente que este reportaje de embarazo sería en estudio, Jessica decidió finalmente llevarse una pequeña maleta con algo de ropa para ir haciendo cambios. Según ella, no se siente bien con casi ninguna ropa. Según yo está preciosa con cualquiera que se ponga.

Jessica nunca antes había posado para mi en sesión de fotos. Al principio se encontraba algo tensa. Quizá por que el fotógrafo era su marido o quizá porque directamente no se encuentra familiarizada en esa situación. Poco a poco se fue relajando disfrutando bastante de esa tarde. Ella no paraba y a mi apenas me daba tiempo entre cambios de poses y ropa. Tenía (ella) muchas ideas para salir retratada. La verdad es que para mi fue muy sencillo desarrollar este reportaje de embarazada.

Y hasta tal punto, que después de haber finalizado la sesión, me emplazó a seguir con el reportaje al día siguiente, pero en esa ocasión en exteriores. Y eso hicimos. Apenas pudimos fotografiar por el frío y llovizna pero alguna fotos si que conseguimos hacer.

Para aquellos fotógrafos más curiosos, las fotografías de estudio se hicieron con una cámara digital de formato completo y una lente fija 50mm. Las de exterior con una lente zoom 70-200, mi preferida.

Podremos hacernos millones de fotos durante años y años, pero algunos momentos deben quedar perfectamente inmortalizados para el resto de nuestra vida. Este es uno de ellos. Y más si el padre de la criatura y marido de la modelo es fotógrafo.

 

Y como siempre, si precisas de un fotógrafo, bien para un reportaje de embarazada, o para un reportaje de bodas moderno quizá yo pueda ayudarte.

Alejandro Gonzalo – Fotografo bodas Granada