Hola y bienvenidos nuevamente a este espacio donde tengo el gusto de poder presentaros mi trabajo. En esta ocasión os presento el reportaje de boda de Belén y David. Venga, os cuento un poco más!!

Algunos de vosotros ya conocéis a esta pareja protagonista de algún capítulo de la zona de práctica de nuestra página web. Concretamente, tenéis a vuestra disposición el capítulo número 3 sin restricciones de acceso a todo el contenido limitado para suscriptores que se hayan registrado en el modo GRATUITO. Si no lo has hecho ya, te invito a que pases a ver el ese capítulo. En él encontrarás algunos videos y más información que seguro es de tu agrado.

Pero volviendo a este reportaje de boda me gustaría explicaros un poco como fue todo ese día.

Para empezar, aquí tenéis un pequeño video donde podéis ver parte del “making of” de este bonito reportaje.

En casa de él

Siempre hablo de las limitaciones que los fotógrafos de bodas nos encontramos en muchos de nuestros reportajes. Limitaciones de tiempo y espacio principalmente. En esta ocasión la limitación era sólo de espacio. La casa donde se vistió David tenía unas habitaciones realmente pequeñas y muy cargadas de adornos y muebles. Todo lo contrario a lo que me encontré con Belén. Pero ahora llegaremos ahí.

Realmente me costó trabajo elegir el lugar. Al final me decanté por el que más luz natural ofrecía. Y para colmo, la luz que recibíamos era frontal y no lateral para mayor fastidio. Pero bueno, allí estábamos y allí debíamos hacer algo bonito.

Por suerte, eso si, David se encontraba acompañado únicamente de sus padres y hermana por lo que, en este aspecto, pudimos estar algo más tranquilos durante la sesión fotográfica y hacer algunas tomas con algo de iluminación continua para conseguir otro tipo de resultados.

La novia

Llegamos al encuentro de la novia. Con más gente pero amplia y luminosa. Una habitación en el hotel Granada Palace donde se desarrollaría todo lo demás. Ceremonia y celebración.

Poco común en una novia, Belén estaba muy tranquila junto a familia y damas de honor. Una de ellas, como puedes ver, la hermana del novio. Decidí hacer algunas fotos junto a ellas algo más espontáneas y divertidas. Nos serviría para ir calentando motores e ir rompiendo el hielo y tensiones que en los primeros momentos siempre se generan en los reportajes de bodas.

Una vez vestida, comenzaríamos a con una sesión totalmente diferente y en donde su familia, y nuevamente damas de honor, también tendrían su pequeño protagonismo.

Ceremonia, Reportaje de pareja y Celebración

Allí todo. Super cómodo. Ceremonia civil y emotiva. Como la gran mayoría. Un ambiente muy bonito y un hotel, Granada Palace, precioso para este tipo de eventos y con un servicio y dirección, dicho sea de paso, que facilitan mucho el trabajo a novios y fotógrafos de boda de turno.

El reportaje de pareja se realizó en su mayoría en la propia habitación del hotel, zonas comunes y parte del jardín en un espacio, más o menos, breve de tiempo pero aprovechando las infinitas posibilidades fotográficas que ofrece. Se aprovechó gran parte de la copa de bienvenida por un lado, escapándonos también algunos momentos cuando pudimos. Pero sin salir del propio hotel. Un lujo!!

Y no hay una buena boda sin un mejor baile. Horas de jolgorio y diversión que pude disfrutar junto a los novios, amigos y familia que dieron por concluido este reportaje de boda que tengo el placer de presentarte hoy.

Y como no, mi especial agradecimiento a esta maravillosa pareja por su trato y paciencia con un servidor.

Ahora si, os dejo con algunas de sus fotografías.