foto de comunión original

Digamos que este reportaje de comunión de Lorena se llevó a cabo en Motril pero los protagonistas nada tienen que ver con el pueblo motrileño ni costa Granadina. Esta bonita familia es de Granada, más concretamente del municipio de Maracena.

Como la mayoría de reportajes, teníamos previsto haber llevado a cabo las fotos de comunión unas semanas antes de la celebración de la misma. Lorena podría mostrar esas fotos de comunión originales a su familia y amigos. Días antes de la sesión, hablando con María y Antonio (los papás de Lorena) contemplamos la posibilidad de llevar a cabo el reportaje en la playa una vez que Lorena hubiese celebrado su día para intentar hacer un tipo de fotografía más atrevida y divertida y no tener miedo del estado en el que el vestido pudiera terminar. Perfecto.

Domingo por la tarde. Día fresco lo que haría que no hubiese muchas personas en la playa. No obstante, iríamos aun sitio algo más retirado para asegurarnos de ser los únicos allí. De todas formas, la sesión no comenzaría allí. Lo haría en un famoso parque de Motril. Quiero que el reportaje de comunión de Lorena no sea monótono y que no todas las fotos sean de agua y arena. Comenzaríamos con algunos retratos en este parque y haríamos tiempo a que la luz solar fuera cada vez más suave y cálida.

Como siempre, el reportaje de comunión de Lorena tendría también un toque familiar. Una familia donde la belleza de las tres hijas de este joven matrimonio resalta por si sola.

Deme es la mayor. Tan coqueta como simpática y risueña. Lorena es la intermedia. Mi modelo y tan guapa como la princesa de cualquier cuento. Y la pequeña de la casa es Erica. Alegre y complaciente con tan corta edad. Perfecto!!

Unos primeros retratos algo más formales para ir “rompiendo el hielo”. Lorena estaba un poquito cortada así que mejor ir poco a poco. Intenté evitar en el parque las típicas fotos en los típicos lugares de allí. Busqué lugares sombríos con fondos coloridos o abstractos. Unos fuertes desenfoques serian ideales.

Tras un rato por allí, cogimos los cachivaches y nos desplazamos hasta la playa. Un leve paseo para llegar que además aprovechamos para seguir fotografiando. Una vez en la playa, que contaros. Alegría, diversión, risas…. Lo pasaron genial y a la vista está en las imágenes que ilustran esta entrada. Estoy seguro que les habrá merecido la pena el viaje. El recuerdo que tendrán no sólo será de un simple reportaje de comunión de Lorena, si no algo más. Será un bonito recuerdo familiar del que disfrutarán para toda la vida.

Ahh, y lo mejor es que ya tengo apalabrado ser el fotógrafo de comunión de Erica (por expreso deseo de ella) y el fotógrafo de bodas tanto de Lorena como de la guapa Deme, jejeje. Bueno, por lo menos las he intentado convencer, aunque eso sí, dentro de muchos años.

Lo dicho, una tarde redonda.

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original

foto de comunión original