Hacer reportaje de comunión a mi personalmente me apasiona. Creo que muchos fotógrafos en granada sienten vergüenza a veces cuando les pregunta si ellos trabajan el reportaje de comunión.  Como si no estuviera muy bien visto. Yo con orgullo lo reconozco. Yo me considero fotógrafo de bodas pero he reconocer que trabajar con chavales me encanta y más si les doy un aire a este tipo de fotos como si de un reportaje de boda se tratase. Me encanta este tipo de trabajos aunque creo y espero que en algunos años no podré llevarlos a cabo pues centraré todos mis esfuerzos en el reportaje de bodas. Para algunas familias este tipo de “albumes” son sólo un gasto más dentro del computo general de lo que supone organizar una comunión o boda, por lo que o bien buscan al fotógrafo que les realice el reportaje de comunión más barato o bien buscan al más cercano sin importarle mucho el resultado final del mismo.  Lo mismo sucede con el fotógrafo de bodas.

Y supongo que otras personas deciden valorar un buen reportaje; dale valor a un buen RECUERDO,  como es el caso de esta familia que hoy presento. Realizar un viaje de casi dos horas en coche para que lleve a cabo sus fotos de comunión tiene su aquel para mi y su mérito para ellos.

Eli me llamó por teléfono y antes de yo decirle que no era posible llevar a cabo el reportaje fotográfico por falta de tiempo  y días libres en agenda me comenzó a decir que admiraba mi trabajo y que para ella sería un placer viajar “a donde yo le dijera” para hacerle el reportaje de comunión a su hijo”. Ante esto que decir aparte de preguntarle que día le venía bien. Yo ya sacaría horas de algún sitio pero esta familia, y ese interés, debía quedar perfectamente atendida, y menos mal que lo hice.

Mi modelo Alex apareció guapísimo. Alto, rubio y ojos azules, ¿Que más pedir? Pues por pedir, un hermano rubio, guapo también y ojazos azules. Dicho y hecho. Como se suele decir, “niños de anuncio”.

Eli quería las fotos de comunión en la Alhambra. Nos citamos a las 17h y poco después comenzaron a caer las primeras fotografías. Un breve paseo por los jardines nos llevó a los alrededores donde comencé a incluir también tanto a su hermano Hugo como a los papás del muchacho en varios escenarios y con registros distintos.

Mi reconocimiento especial a ambos hermanos pues aguantaron la paliza como auténticos campeones, aunque eso sí, quizá motivados por el “super” helado de coco que su madre les había prometido si bien se portaban. Se lo merecieron, y además de doble bola.

Todas las fotografías se llevaron a cabo con iluminación natural y en esta ocasión tampoco se usó modificador de luz. Todo a pelo. Respecto al equipo, casi todo el reportaje de comunión se llevó a cabo con mi lente favorita 70-200 aunque también tuve tiempo de experimentar con una lente nueva llegada esa misma mañana (16-35) y de la que tan buena sensación me causó.

Aunque ya la publiqué en una anterior entrada correspondiente al making off del reportaje de comunión de Alex que podéis ver en el anterior enlace, me tomo la libertad de volver a repetirla la inclusión de ese “making” ya que corresponde al reportaje que hoy tengo el gusto de presentar.

Making of reportaje de comunion Granada
©Alejandro Gonzalo

Aunque no las he publicado todas, espero os gusten estas que muestro. A mi me encantan.

Saludos.