La foto favorita del reportaje de boda de hoy es este retrato de David. Quizá sea un retrato normal y quizá sea un encuadre simple frente a un espejo. Quizá sea especial porque David es un gran amigo mío y quizá sea también porque quizá este fuera de los primeros reportajes de boda que hiciera. Trata del año 2.008.

En aquella época ya tenía muy claro que quería ser fotógrafo de bodas. Quizá aun no contase con el equipo material necesario ni la formación adecuada pero la ilusión que tenía podría suplir algo de estas carencias. 6 años después cuento con un material decente y una formación aceptable. De esto último sigo aprendiendo cada día.

Pero en 2.008 la circunstancias hicieron que yo tomara a David el día de su boda. Recuerdo que llegué a su casa un buen rato antes de lo que tenía previsto. Tome café con su familia mientras iba preparando el equipo. Mi idea era que se fueran familiarizando con esa situación fotográfica en vez de llegar y abordarlos y como consecuencia, intimidarlos. Comenzamos con una serie de retratos de David antes de ponerse su traje de novio, otros tantos mientras su padre y madre le daban un último toque al traje ya puesto, y otras tantas fotos de grupo con algunos familiares presentes.

Durante un momento, vi como David estaba “sólo” frente a unos de los espejos de alguna habitación y como de forma natural se inclinó hacia adelante para colocarse y anudarse la corbata. Lo que a mi respecta, quizá fuera un poco de intuición o seguramente algo de suerte pero me encontraba situado en un lugar estratégico para poder realizar una serie de tomas. Di una pequeña indicación a David para girara un poco su cuerpo hacia mi para mejorar la luz y para dejar ver un retrato suyo tras él cuando apenas contaría con 4 o 5 años de edad  y …. “click”, toma conseguida

Recuerdo que la imagen tenía una dominante de color naranja producida por el color de las paredes y luces de la habitación. Decidí pasar la foto a blanco y negro y además de eliminar esos colores molestos, otorgarle a David de una mayor atención en este toma.

Ser fotógrafo de bodas de alguien para mi es una suerte, pero si además ese alguien es uno de tus mejores amigos, pera mi es un honor.

fotografía favorina 5. Reportaje de boda en Granada