Después de algunas semanas desconectado de esta sección, volvemos presentando mi fotografía favorita de los reportaje boda Granada de aquellos reportajes que he llevado a cabo. En esta caso, la número 10 y la correspondiente al reportaje de boda en la Alhambra de Granada de Carmen y José que podéis ver en el anterior enlace.

En esta ocasión, tanto Carmen como José, quería un reportaje boda Granada en la Alhambra con un toque moderno. Tirando más a moda que a boda lo cual a mi me encanta si bien es cierto que es algo más complicado pues hay que preparar prácticamente cada una de las tomas y que además muchas de ellas, tengan un registro natural y no tan “forzado”.

Podría haber elegido cualquier fotografía de boda de este reportaje. De hecho he dudado entre varias también muy bonitas para mí. Al final me quedo con esta que presento hoy. Como decía, la novia quería otro tipo de registro. Un reportaje boda moderno y quizá eso también pese en mi elección de una sola fotografía.

Tomar la foto en sí fue sencillo. Tenía la idea y sabía como desarrollarla. Aquí lo complicado era conseguir el sitio para hacerlo.

La hora era a media mañana un día muy soleado. Los jardines de la Alhambra cuentan con mucho sol y sombra difícil de evitar. Mi idea era conseguir un fondo en sombra para no intervenir mucho en la imagen y un claro donde poner a la novia de espaldas a la fuerte luz solar. Paseando por allí vimos un sitio que quizá podría servirnos. Vimos un hueco de unos 10m2 donde el sol estaba dando de lleno. El fondo, a unos 50 metros quedaba en sombra así que había que intentarlo. Coloqué Carmen de espaldas al sol, la medición de luz había que hacerla a la cara y debido al fuerte sol y vestido blanco de la novia la medición podía no ser tan fina. Medí con el fotómetro de mano y dí algunas pequeñas indicaciones a Carmen de cómo andar y mover el vestido a mi señal mientras ponía la cámara en modo manual y abría el diafragma de mi lente al máximo para intentar aislarla lo más posible del fondo. Me fui algunos metros más atrás y tirado al suelo di la “orden” a Carmen de caminar hacia mí mientras mi ayudante daba un poquito de luz a su cara con un difusor cálido (la medición de luz se llevó a cabo teniendo el difusor puesto).

La toma salió perfecta. Un gesto natural y una luz correcta. El sol era la fuente principal de luz y daba contorno al espectacular cuerpo de la modelo que era precisamente el que yo buscaba.

De las tres tomas incluidas ese reportaje elijo esta aunque podría haberme quedado con cualquier otra de la serie.

Soy fotógrafo de bodas e intento darle a ellas un toque moderno. Buscando imágenes más para catálogos de moda que para el reportaje de boda en si. Eso si,  siempre y cuando la pareja de novios le apetezca un estilo de fotografía así.

Espero que os guste tanto como a mi.

Fotografos de Granada para bodas.
Alejandro Gonzalo
FOTÓGRAFO