Iniciamos esta nueva andadura empresarial como fotógrafo de bodas con ilusión y optimismo. Muchas las ganas, mucha la ilusión y mucha incertidumbre en esta nueva andadura. Pero los protagonistas hoy son José y Vanessa y sus fotos de boda en Granada llevada a cabo el pasado mes de octubre.

Esta paraje de novios me contacto no mucho antes de la celebración de su día. Querían unas fotos de boda en Granada naturales pero buscando también un cierto toque moderno. Mas actual.  Me contactaron a través de otros clientes, supongo que satisfechos, y quedamos en vernos días después. Por suerte tenía ese día libre ya que, entre que octubre suelen celebrarse menos enlaces matrimoniales y que debido a la iniciación de actividad tenía pocos compromisos confirmados, así que no tenía problemas para cubrir ese reportaje de boda. Tengo que agradecer su confianza pues sin apenas un “catálogo” o “portfolio” que mostrarles confiaron en mi desde primera hora cuando lo más fácil, y seguro, hubiera sido haber buscado cualquier otro fotógrafo de bodas que les hubiera cubierto el día con más garantías que las que yo ofrecía sólo de palabra.

Llegamos al día de la celebración. Comienza muy temprano, nos desplazamos hasta la peluquería donde a Vanessa le hicieron su espectacular peinado para posteriormente dirigirnos a casa de ambos. Primero a casa de los padres de Jose y justo después, haríamos los mismo con Vanessa. Apenas tuvimos el tiempo escaso para fotografiar los preparativos de la boda pues había que estar en la iglesia a las 11:30h y aunque el madrugón fue de campeonato, asumimos que ese poco tiempo tenía que ser aprovechado fotográficamente de la forma más satisfactoria posible.

La ceremonia religiosa se llevó a cabo en la Iglesia de San Emilio. Una iglesia de buena iluminación fotográfica y un cura muy simpático y afable. Finalizada esta, se llevaron a cabo unas fotos en la puerta de dicha parroquia y posteriormente decidimos ir al carmen de los mártires para las fotos de boda de exterior. El día anterior había llovido y esa mañana también así que para evitar riesgos y males mayores nos decidimos por aquel parque por cercanía y asegurar, en la medida de las posibilidades, un bonito reportaje de boda que, tal y como querían ellos, se hicieron de forma natural y como no divertida. Apenas estuvimos una hora en aquel lugar pero la verdad que bastante provechosa.

Y para finalizar la celebración como era de esperar cuando la mayor parte de asistentes son amigos. Es decir, gente joven con muchas ganas de jolgorio y diversión. Unas fotografías dinámicas y desenfrenadas pusieron punto y final al reportaje de boda del maravilloso día para José y Vanessa. Una de mis primeros reportajes como fotógrafo de bodas establecido por cuenta propia y legal. Muy contento con el resultado final.

Nuevamente mi agradecimiento a esta pareja por sus atenciones y sobre todo confianza en mi labor profesional. Por su disposición antes, durante y después al día de su boda y como no, hacer extensa esa felicitación y agradecimiento a sus familias y amigos por su inestimable acogida.

El álbum de boda digital, además de impresión y encuadernación totalmente profesional, entregado en apenas un mes después de la celebración matrimonial.

Que seáis felices chicos. Lo merecéis.

Ahh! Y gracias por permitirme mostrar algunas de vuestras fotografías que muestran con detalle todo el transcurso de vuestro día.

Pronto iremos mostrando más trabajos en este mismo canal. Espero que me sigáis acompañando.

Alejandro Gonzalo – Fotografos bodas Granada