Fotos originales de boda

Tras un extenso periodo de tiempo comienzo a publicar nuevamente algunas fotos originales de boda y su “making of”, que posiblemente a muchos fotógrafos de bodas les gustará ver.

Me gustaría dejar clara que esta iniciativa no es otra que compartir con los demás fotógrafos de bodas ideas y formas de trabajar. Sólo eso. Además, así tendré también la posibilidad de que algunas parejas de novios que visiten esta web puedan conocerme, ver mis gustos y de que forma trabajo. Quien sabe, quizá les guste algunas de estas fotos originales de boda y en consecuencia me abra a mi mismo la posibilidad de obtener algún trabajo extra.

Como decía, sólo se trata de compartir y si alguien puede coger alguna idea sería fantástico.

El making of que hoy presento se realizó durante el reportaje de boda en Granada de Carolina y Luis y esta foto en cuestión momentos antes de salir a la ceremonia nupcial en el hotel en el que se casaron.

Ya habíamos llevado a cabo un pequeño reportaje de boda en exterior pero llegamos algo temprano al hotel. A Carolina le apetecía subir a su habitación a sentarse un momento y descansar y me pidió que, junto a su padre, la acompañara por si podía aprovechar algo de la habitación para hacer algún retrato. Como verás en el reportaje que se enlaza anteriormente, se hicieron algunas tomas. No teníamos mucho tiempo pero algo conseguimos.

Durante un momento, vi a Carolina mirarse delante de un espejo que proyectaba su reflejo (como no). Me di cuenta así que intentaría llevar a cabo alguna de las fotos originales de boda que siempre intento incluir. No quería utilizar flash así que indiqué a la novia que se desplazara un poquito hacia atrás para aprovechar la iluminación direccional del halógeno instalado en el techo.

Carolina ya no está delante del espejo. Ella no se ve reflejada así que no podía interactuar con ella misma de una forma natural, como si se estuviera dándose algunos retoques en el vestido, peinado,…. así que prefería hacer algún posado.

Le pedí a Carolina que pusieras sus manos en la pared, a diferentes alturas para evitar duplicidades. Sus dedos debían estar relajados y su cara levemente levantada para buscar la luz del techo. Al llevar un vestido ajustado, le pedí que adelantara (casi cruzado) uno de sus pies para realzar su figura y que, de forma suave, diera un “empujon” a su cadera.

Tras un par de pruebas y re encuadres conseguí hacer la imagen que a continuación se muestra. Cuando las circunstancias y tiempo me lo permiten, siempre intento llevar a cabo fotos originales de boda que se salgan de la linea llevada hasta el momento en el reportaje para así “romperlo” y darle un toque más variado.

Espero os guste.