fotos de bodas originales
©Alejandro Gonzalo

Momento hoy de mostrar la que para mi es una de mis fotos favoritas del reportaje de boda de Carlos y Marina.

Son muchas las fotos de bodas originales que forman parte de este reportaje y de ahí mis dudas a la hora de la elección de la foto. Este reportaje de boda se llevó a cabo en Granada. Carlos tiene algunas fotos interesantes con los primeros preparativos aunque las llevadas a cabo en casa de Marina quizá merezcan una atención especial. Un piso realmente luminoso hizo que el flash no saliera de la mochila. Unas paredes decoradas de forma moderna, sin apenas cuadros y con pocos muebles que distraigan la atención del espectador y pon ende la posibilidad de abrir mucho más los encuadres. Como decía en su entrada correspondiente, un verdadero placer como fotógrafo de bodas encontrarme con escenarios así. Si veis, algunas, fotos de bodas originales si que podemos encontrar. O muchas, si rebuscamos bien.

No obstante, para este reportaje de boda me apetecía seleccionar una foto donde el protagonismo fuera compartido. Los gestos de complicidad, arrumacos y compromiso que durante el transcurso de todo el reportaje de boda eran continuos y mutuos. La fotografía favorita debía ser alguna que representara este sentimiento.

El transcurso de prácticamente la totalidad del reportaje transcurrió en el Carmen de los Chapiteles. Un lugar con un entorno único. Rodeado de naturaleza, casco urbano y más impresionante aun, la Alhambra a tan sólo unos metros por encima de nuestras cabezas. Aunque muy bonito el sitio, quizá no sería el sitio que yo, como fotógrafo de bodas en Granada, elegiría para hacer alguno de mis reportajes. Como decía es un lugar único pero, para mi estilo y para unas fotos de bodas originales, quizá no tenga mucho que ver conmigo. Aun así, mi compromiso y adaptabilidad debe ser infinita así que a dar el “do” de pecho.

Tras una pequeña sesión de fotos en el propio Cármen, les propuse a Carlos y Marina el bajar andando a la zona baja del mismo. A la altura del paseo de los tristes, pero por la otra parte del río donde la existencia de un camino ancho y la arboleda nos daría un entorno totalmente distinto al llevado a cabo hasta el momento.

Allí hicimos algunas series. Algunas fotos de boda con poses, otras naturales y otras, con la noche totalmente cerrada, bajo unos focos halógenos del portal de un edificio municipal. En mi web algunas muestras.

Quizá la fotografía elegida no sea la más bonita si repasas todo el reportaje de boda. Quizá tampoco sea de las fotos de bodas originales que pudiéramos destacar, pero como decía hace un momento, este representa muy bien un sentimiento de amor, de momento, infinito. Os lo aseguro.

El Sol ya se había marchado y la zona sombría hacía que la luz fuera muy escasa. Además de forzar la cámara a unas sensibilidad muy alta y abrir el diafragma de la lente a tope para permitir entrar la máxima cantidad de luz posible, indiqué a los novios que sus movimientos hacia a mi fueran suaves y continuos. No quería una foto estática. La quería natural y para ello necesitaba que ellos tuviesen movimiento, pero el necesario para no salir “movidos” en la imagen.

Espero os guste tanto como a mi.