fotógrafo para bodas granada

Hace unos días me hacía eco en varios medios de comunicación sobre el resultado de la sentencia a la demanda interpuesta a un fotógrafo de bodas por parte una pareja de novios a los que fotografío hace unos 3 años. Lo dicho, cuando se buscan fotógrafos para bodas no sólo hay que mirar el precio, aunque este no era el caso.

Y no es que este fotógrafo de bodas en cuestión no fuese profesional o responsable, pero por lo visto, y al menos en esta ocasión, no actuó como tal. Mala suerte la suya que espero no saborear nunca.
El caso es que, seguramente por error, este fotógrafo de bodas borró de forma accidental todas las fotografías llevadas a cabo el día de la boda. El se escudó en que un virus se le coló el ordenador y acabó con ellas, pero al parecer, ese argumento no ha servido para evitar la sanción interpuesta por el juez que asciende a 8.000€ + gastos varios ya que, según él, “actuó de forma negligente” al no llevar a cabo las recomendadas copias de seguridad que, por regla general, los fotógrafos para bodas hacemos nada más concluir el trabajo. Al menos la mayoría si que las hacemos. Y varias.

Ojo, no hago esta entrada para burlarme de ese compañero fotógrafo y mucho menos cachondearme. Dios me libre. Supongo que todos los planetas y constelaciones del universo se alinearon para joderle la vida, o al menos este reportaje. En definitiva, que un brote de mala suerte lo tiene cualquiera y que deseo no se le repita y salga lo mejor parado de ese marrón.
Esta entrada la oriento más a aquellas parejas que andan a la caza de fotógrafos para bodas que cubran su día. A esas parejas que, como dicen por aquí, buscan “un marrano gordo que pese poco”, o lo que es lo mismo, un fotógrafo de bodas profesional, responsable y que haga muy pero que muy buenas fotografías y sea muy pero que muy económico. Un fotógrafo de bodas barato, y cuanto más mejor. No seré yo quien hable de precios ni obligaciones fiscales de aquellos que tributamos. Mejor eso se lo dejo a Hacienda ya que este que aquí escribe ya ha perdido la cuenta de todos los jodidos modelos fiscales que nos obligan a pagar. Sin contar rentas y gastos varios claro.

Sería importante hacer ver a aquellas parejas que andan en búsqueda de fotógrafos para bodas que se lo hagan mirar mucho. Que se lo piensen bien. Que no se la jueguen y que mejor confíen en profesionales del sector que se dedican sólo y exclusivamente a esto. Si, será un poco más caro aunque tener un album de boda barato metido en un cajón, sin enseñarlo por vergüenza al que dirán no es que sea muy barato. O por el contrario pueden seguir buscando a ese marrano, que como será normal, pesará un poco más de lo que ellos tenían pensado al no ser que se haya puesto a dieta, pero que en ningún caso generará un jamón de tal calidad como para chuparse los dedos.