foto de bodas. Granada

Hola a todos, abrimos la semana con Arantxa y José. Un variado e intenso reportaje de boda llevado a cabo en la provincia de Granada.

Los fotógrafos de bodas en Granada siempre soñamos con llevar a cabo nuestros reportajes de boda en la Alhambra, algún Carmen o el propio centro urbano de la capital para un reportaje de boda moderno y a poder ser con una pareja de novios con cierto nivel de compromiso a la hora del reportaje fotográfico. Y si encima pudiéramos disponer de dos o tres horas a tal efecto la gracia sería ya redonda.

Bueno, vamos por partes que empiezo al revés.

Arantxa y José, especialmente ella, lo tenían claro cuando vinieron a contratar mis servicios. Buscaban fotos de bodas originales y tras una intensa búsqueda de fotógrafos de bodas en Granada dieron con mi web, posteriormente con el estudio y finalmente conmigo. Acuerdo cerrado. Nos veríamos una semana antes de la celebración para ultimar detalles.

Y llegado ese día recibo a José y Arantxa. Casi todos los detalles preparados a falta del proceso del reportaje de fotos. Comenzamos a mirar horarios de casas, ceremonia, celebración…. y, “oh, oh!!”… apenas podríamos disponer de media hora para un reportaje de boda de exterior. Ellos habían decidido dar continuidad a toda su celebración. Ceremonia, copa de bien venida y cena en el mismo lugar. Todo seguido para comodidad de sus invitados. Pero, según me comentaban ellos, no habían caído en el reportaje de fotos aunque por suerte si que estaban dispuestos a “escaparse durante un ratito”. “A grandes males, grandes remedios”

Llego a casa de José y doy un paseo por el interior buscando el mejor sitio para llevar a cabo las fotos de boda. Veo que la habitación de sus padres está preparada para la sesión, pero también veo una habitación al lado con una pared lisa y un buen ventanal justo al lado así que decidimos “mudarnos”.

Tras un pequeño rato de charla con él, comienzo con unas primeros retratos cerrados y poco a poco voy incluyendo a su familia, especialmente a su pequeña sobrina. Algunas fotos de grupo y tirando millas a casa de la novia.

Arantxa aun no está vestida. Teníamos algo de tiempo así que hice algún retrato mientras recibía los últimos retoques de maquillaje y peluquería. Arantxa estaba acompañada de sus damas de honor así que decidimos hacer prácticamente todo el reportaje en una habitación. Así evitaríamos distracciones aunque luego bajaríamos para incluir, como no, a sus damas en el reportaje.

Congeniar con Arantxa fue muy fácil. Atenta, participativa y con una perfecta iniciativa, una actitud que los fotógrafos de bodas en Granada estamos deseosos de encontrar. Unos retratos en la habitación junto a otro ventanal, unas fotos de bodas originales en las propias escaleras, y otras tantas en el salón acompañados de sus damas, amigos y familia… y pintando al restaurante.

El reportaje en la ceremonia fue sencillo. Luz suave, exterior y amplitud para moverme. Perfecto!!!

Y una vez finalizada dicha ceremonia los recién casados decidieron escaparse con su fotógrafo de bodas a un descampado justo detrás del propio restaurante. El sol ya casi se había marchado. De hecho, gran parte de la sesión tuvo que hacerse con luz artificial.

Sabido del poco tiempo que tendríamos, decidí pasar por el restaurante unos días antes para buscar una localización muy cercana. Todo lo que fuera estar dentro de un coche sería tiempo desaprovechado, y como decía antes, apenas tendríamos media hora. La verdad es que los fotógrafos de bodas en Granada podemos encontrar buenas localizaciones para fotografiar en prácticamente cualquier sitio.

Y ya en la cena baile que contar. Cachondeo, fiesta y jolgorio a raudales que tuve la suerte de disfrutar, como no, al lado de esta fabulosa pareja.

A continuación, sólo una parte de lo que ha sido el reportaje de boda de José y Arantxa. Espero os guste.