Si comienzo diciéndote que una de las cosas que esta pareja tenía clara para el día de su boda era que   yo debía ser el fotógrafo que les hiciera el reportaje de boda quizá te suene un poco chulo y pretencioso. No lo pretendo. Sin embargo, así de claro lo tenían.

Y no. Tampoco tenía el placer de conocerlos. Pero si a la hermana de esta novia para la que ya he trabajado en varias ocasiones. Y claro, si tu hermana mayor te recomienda un fotógrafo de boda, te enseña sus trabajos y tu andas un poco perdida y saturada por todos los preparativos que acarrea el preparar una boda, al final acabas confiando en ella. Y también en mi.

En casa de los novios

En la mayoría de ocasiones tienes que hacer reportajes de boda en los que los desplazamientos son algo incómodos. Pasas mucho tiempo en el vehículo desplazándote hasta que comienzas las sesiones. De la casa del novio a la de la novia. De la casa de esta a la iglesia y de aquí hasta el restaurante donde se celebra. Sin embargo, en esta ocasión todo fue más comodidad que otra cosa. Y los fotógrafos que nos dedicamos a bodas lo agradecemos infinitamente.

Ambos se vistieron en un pequeño municipio de Granada. Además, cerca de casa para facilitarme el trabajo. Uno del otro a apenas 1 minuto en coche y con posibilidad de aparcar en la misma puerta. Y la iglesia muy cerca también. Casi para poder ir andando. Un lujo.

Este reportaje de boda en casa de los novios fue cómoda en gran medida. Ambas familias muy respetuosas y atentas en todo momento a nosotros. Y para tomar las fotos en ambos casos buscamos una ventana lateral y utilizar así esta iluminación en la gran mayoría de fotografías.

“Si quiero”

La ceremonia religiosa bonita y religiosa con algunos momentos de especial emoción. Aun recuerdo la poesía que el sobrino de Francis le dedicó a ambos. Pocos de los presentes fueron capaces de aguantar las lágrimas. Precioso.

El lugar de celebración estaba algo más retirado. Los horarios estaban organizados para que una vez salir de la iglesia ir al hotel de celebración buscando la comodidad de los invitados. Nosotros aprovecharíamos apenas 10 minutos para hacer una pequeña sesión fotográfica. Y la haríamos junto a la propia iglesia mientras hacíamos tiempo a que todos pudieran llegar antes que los propios novios.

Teníamos previsto un reportaje de postboda en la playa para unas semanas después así que esa mini sesión la haríamos con total calma. Como decía, debíamos hacer un poco de tiempo y que mejor forma que haciendo fotos.

Y para celebrar esos “si quiero” mucha fiesta y jolgorio en uno de los días más emotivos para esta maravillosa pareja. Gracias por todo!!

Os muestro como ha quedado el álbum de este reportaje de boda.

¿Te ha gustado su álbum de boda? Ahora permíteme que te muestre su galería de imágenes pues verás fotos preciosas no incluidas en su reportaje. Puedes hacer “click” si precisas verlas a mayor tamaño

⬇️  GALERÍA  ⬇️

Si eres fotógrafo de bodas profesional o aficionado, si te gusta mi trabajo y crees que quizá yo pudiera ayudarte o enseñarte algo, déjame que te invite a mi página web. En ella podrás ver más a fondo como trabajo durante los reportajes de boda. Sesiones de boda reales y en lugares en los que difícilmente se puede trabajar. Te invito a hacerlo aquí: https://cursofotografia.pro

 

Comparte