Estás un día con tu pareja y comienzas a hablar sobre la “idea de ir pensando en el matrimonio”. Os va bien en vuestra relación y creéis que ha llegado el momento de subir un escalón más en vuestra vida sentimental. Así pensado debe parecer fácil, pero una vez metidos en faena, subir ese escalón puede que te genere alguna dificultad.

Habéis asistido a un montón de bodas como invitados y quizá sepáis más o menos que es lo que queréis pero, ¿por donde empezar?. Lugar, hora, celebración, ceremonia civil o católica, fecha, regalos, vieje, menús, fotógrafo de bodas, trajes,… pufff… vaya lío.

Partamos de la base que yo no organizo bodas y mi única experiencia fue la de ayudar a mi chica a organizar la mía… y de eso hace ya 10 años. Sin embargo, como fotógrafo de bodas, he visto, hablado y me han contado muchas experiencias al respecto por lo que, aun pudiendo meter la pata, me atrevo a poder daros algunos consejos. Y consejos, como no, desde el punto de vista de un fotógrafo.

¿Qué fecha y hora elegir?

fotógrafos de bodasQuizá esta cuestión sea la más fácil de elegir. Dependerá mucho de vuestro periodo vacacional, de si preferís días calurosos y largos o simplemente queréis buen tiempo para vuestro viaje de bodas. Deberás tener claro si te gustaría que la celebración se llevara a cabo con una comida o cena. Y si la quieres en exterior o al aire libre. ¿Te imaginas una comida a las 15h, al aire libre y en pleno agosto? ¿O una cena al aire libre en Marzo?

En este sentido debes preguntarte que tipo de celebración te gustaría. A medio día o por lo noche. Ten en cuenta que si la celebración se lleva a cabo en interior (por si prefieres no arriesgarte a tener lluvia) la situación mejora un poco pues siempre tendrás un salón bien aclimatado.

¿Y para el fotógrafo? ¿Qué hora es mejor?

fotógrafos de bodasPues dependerá de algunos factores. ¿Has contratado postboda o las fotos de pareja deben hacerse el mismo día de la boda? En caso de haber contratado una postboda, yo en mi caso, no tengo ninguna predilección. Quizá sea mas cómodo para novios e invitados celebrar la comida o cena transcurriendo el menor tiempo posible una vez finalizada la ceremonia civil o católica. Habrá menor espera y todo irá más fluido. Una ceremonia civil o católica a las 12h o 13h sería perfecto. También iría bien si la ceremonia se lleva a cabo a las 19h 0 20h.

Pero si no hay contratado una postboda y decides tener fotografías de pareja entonces quizá sería mejor elegir una ceremonia de tarde y a poder ser a una hora temprana. A las 17h o 18h estaría bien. Quizá para los invitados sea algo más molesto pero habría algo de tiempo para hacer un bonito reportaje de pareja hasta la hora de la cena.

¿Ceremonia Civil o Católica?

Desde el punto de vista del fotógrafo de bodas es un poco igual. Al menos a mi. Si bien es cierto que las bodas civiles en exterior suelen ser más amenas y quizá también otorgue al fotógrafo que cubre la boda de mayor libertad a la hora de moverse, pero por lo demás, lo mismo es. Cómo es lógico, la elección de esta decisión debería ser sólo y exclusivamente por motivos religiosos. Os enlazo un artículo sobre “la boda civil o católica, y la crisis de la iglesia” que publicamos por aquí hace poco.

¿Y al fotógrafo? ¿Cuando se contrata? ¿Cuanto me gasto?

El fotógrafo bodas no es un gasto: ES UNA INVERSIÓN y cuanto antes mejor. Quizá debería ser de lo primero. Quizá opine así pues soy yo el que os está escribiendo este artículo pero es posible que os aclaréis mucho en todo lo demás. No voy a soltaros el sermón sobre la calidad o confianza que un fotógrafo de bodas debe aportarte. O cual es el estilo de uno u otro. Ya hemos hablado de eso muchas veces. Lo que si os remiendo es que busquéis un fotógrafo cuyo trabajo sea de vuestro agrado y confiéis en él 100%. Reserva la fecha con él e incluso que sea él el que os resuelva aquellas dudas que podéis tener. Al menos yo así lo intento.

¿Y el presupuesto?

Adáptate al tuyo pero PRIORIZA lo que para ti es importante. Olvídate de aparentar y del “qué dirán”. De lo contrario, estaréis jodidos. Imagina que eliges un lugar maravilloso (y caro) y pones a tus invitados el mejor menú posible (y caro). Contratas payasos, magos, al mejor DJ, fuente de chocolate, la mejor mesa de chucherías y dulces. Vuestros trajes son muy bonitos y de buena marca (y caros). Decides que el novio vaya en un coche antiguo de alquiler y la novia en una carroza de caballos. Has decorado la iglesia con cantidad de flores y decides contratar un coro para amenizar la velada. Así podríamos seguir un buen rato más. ¿Y donde está el problema? Que quizá no te llegue para contratar a tu fotógrafo de bodas o sólo puedas optar que cubra tu boda un fotógrafo pirata que no te ofrezca garantías o con el apaño del cuñado aprovechando que tiene una cámara reflex.

Que putada, has derrochado una cantidad importante de dinero en contratar cosas que tus invitados olvidará pasadas unas semanas. Sin embargo has pasado por alto lo único que te quedará como recuerdo y podrá resumir lo que durante ese día viviste: tu reportaje boda. Te puedo asegurar que te arrepentirás para siempre.

Prioriza los gastos. Contrata un buen fotógrafo de bodas. No lo veas como un gasto. Míralo como una inversión. Busca un lugar que os guste y elige el menú que consideréis oportuno. Compra unos trajes bonitos y el resto hasta donde os llegue pero, párate durante un momento y pregúntate, ¿Como podría recordar el día de mi boda pasados los años?

La respuesta es sencilla. Con tu reportaje de boda. De ti depende que ese recuerdo sea bonito o feo. Sólo de ti y tu elección.