fotógrafos de bodas profesionales o aficionados

El otro día leía en una famosa página web inglesa de fotógrafos un artículo sobre los graves inconvenientes de prescindir de fotógrafos profesionales en los servicios de reportajes de bodas apañándose, cada vez más, con cualquier fotógrafo de bodas amateur.

Se hacía eco de varias historias sucedidas con algún que otro fotógrafo de bodas  como llevar a cabo la gran mayoría de las fotos de boda sin carrete, formatear la tarjeta de memoria antes de pasarlas al ordenador o dar por finalizado el reportaje de boda justo al principio al estropearse la única cámara de fotos disponible y no llevar otro cuerpo de respaldo. Había algunas otras historias más pero destacaban especialmente una sucedida hace 40 años por Jeb Bush, candidato a la casa blanca para el año 2016.

Jeb decidió “contratar” un fotógrafo de bodas amateur que documentara ese día, y que mejor que su propio hermano Marvin, aficionado a la fotografía. A Marvin, suponemos que por error, no se le ocurrió otra cosa que utilizar carretes ya utilizados para retratar a su hermano y su reciente señora. El resultado, seguramente muy artístico (o contemporáneo como se llama ahora) para un reportaje de boda de 2015 aunque parece que ni eso pues, según recogía Jeb en su perfil de Facebook, sólo disponían de una única foto que para colmo, fue tomada por Barbará Bush con una Kodak instamatic. El resto acabo en la basura.

Peligros y resultados de contratar un fotógrafo de bodas amateur sin experiencia, o simplemente, apañarte con las fotos del cuñado como bien explicábamos en el anterior  enlace.