fotógrafo bodas Granada
©Alejandro Gonzalo

Vuelven los reportajes de boda y por suerte lo hacen más fuerte que nunca. Tras unas semanas liado con reportajes de comunión y book de fotos entre otros, cambiamos el chip y ponemos el fotógrafo de bodas “modo on”.

Pues que mejor que comenzar la temporada con Eva y Gerardo. Uno de los primeros reportajes de boda llevados a cabo este año. Y especial ya que sus hijos Noa y Sara aportarían un importante papel de protagonismo en el reportaje de sus padres. Distinto a lo que suele ser habitual pero especialmente emotivo.

Eva y Gerardo contrataron mis servicios sin dudarlo mucho. Puede resultar algo arrogante por mi parte pero así fue. Buscaban un fotógrafo de bodas en Granada en el que poder confiarle tan delicada responsabilidad. Buscaban fotos de boda naturales con unas pinceladas de modernidad donde, como decía antes, sus hijos deberían formar parte del grueso de este reportaje.

El día comenzó temprano y fácil para mi. Los novios decidieron comenzar con los primeros preparativos en un bonito hotel de Granada. Se vestirían en habitaciones distintas pero en el mismo hotel por lo que la facilidad para para mi fue enorme. No había que desplazarse ni perder tiempo en el coche. Podríamos aprovechar cada minuto y tampoco haríamos madrugar en exceso a los novios y peques. Una situación privilegiada como fotógrafo bodas Granada ya que los desplazamientos en esta ciudad…

Las primeras fotos de boda fueron para Gerardo. Se encontraba algo nervioso así que comenzaríamos la sesión suave. Además, su peluquero y amigo ayudó también para ir metiéndolo en su papel de novio. Poco después estábamos solos en una sesión fluida. Una pared y una ventana lateral nos sirvieron como escenario fotográfico. Pared lisa y luz natural. Perfecto!!

Tras unos retratos a Gerardo fuimos incorporando poco a poco a Noa y Sara en las fotos de boda… y algo después al resto de su familia que poco a poco fueron llegando por allí.

Unas fotos más y cogimos los bártulos y a los peques y nos fuimos en busca de la novia. Nerviosa también pero muy emocionada y participativa en la sesión de fotos. Al igual que con Gerardo, sólo se utilizó luz natural.

Comenzamos también poco a poco y poco a poco fuimos incorporando nuevamente a Noa y Sara dando paso al resto de familia. Unos retratos más, otros en algunas zonas comunes del hotel y camino de la ceremonia, que en este caso sería civil. Corta y emotiva especialmente por las palabras que el pequeño Noa dedicó a sus padres. Gerardo tampoco se quedó corto con las suyas dedicadas a la novia mientras ella aguantaba el tipo como podía para retener las lágrimas. No pudo.

Y de ahí, paso a la copa de bienvenida donde aprovechamos unos minutos para realizar algunos retratos de pareja y familia.

Y como veréis de la celebración poco más que contar. Muchas fiesta y mucho jolgorio en el que yo tuve también el placer de participar a mi manera. El mejor de mis deseos para esta preciosa familia.

A continuación sólo algunas fotos de las que se incorporaron a su álbum de bodas.

 

Alejandro Gonzalo – Fotógrafo Bodas Granada