Piernas, traseros y especialmente el escote de dos de las damas de honor que acompañaban a la novia. Otro caso más en el que queda en entredicho la industria de la fotografía de boda. Y otra vez más por causa de fotógrafos de boda que NO lo son. ¿La culpa? DE LOS NOVIOS. Mas claro no lo puedo decir.

En este caso Steph y Paul se casaron hace un par de veranos. Para el reportaje de su boda decidieron contratar los servicios de David Kilcourse pues se anunciaba como “Fotógrafo de Bodas”. Contrataron además un “paquete completo” que debería incluir fotos de boda de la novia en sus primeros preparativos, la ceremonia de la boda y toda la parafernalia que la rodea, así como la comida de celebración. Este “paquete completo” incluía también un álbum y un cd con las fotografías de boda en formato digital.

El trabajo

A los pocos días los novios recibieron por mensajería el trabajo de este fotógrafo. Por un lado no recibieron ningún álbum de boda. Y por el otro, el CD contenía 1.636 fotografías de las cuales 559 estaban  completamente “fuera de foco” según indican.

Pero además, Steph al ser entrevistado por “The Mirror” dijo que “sentían mucho dolor en el corazón pues faltan momentos importantes de su gran día” Además, informa también que “el fotógrafo tomo 96 fotos de sus damas de honor, muchas de ellas centradas en las piernas, pechos y trasero. Mientras de la pareja de novios (de ellos solos supongo) tomó apenas 77 con sólo 11 de buena calidad y ninguna imagen de los parientes políticos”. Steph continua diciendo que las fotos “intimas” a sus damas de honor no se realizaron por accidente, (como el fotógrafo argumentó), pues se repetían durante todo el reportaje fotográfico. Estoy seguro que estaba haciendo estas fotografías a propósito. Se que la fotografía es interpretada de manera diferente por diferentes personas pero cuando tomas tres fotografías del trasero de alguien eso no es un accidente”, concluyó.

¿La culpa? Del mal tiempo

El fotógrafo David, sin embargo, se defendió en una entrevista en otro medio de comunicación argumentando que “ellos tomaron miles de fotografías ese día y que el motivo de la poca calidad del reportaje de boda al mal tiempo pues parte del día estuvo nublado o incluso lloviendo. Además, los novios nos molestaron tanto  durante el reportaje que simplemente dejé de hacer fotos durante un tiempo.”

Continúa también informando que “hicimos más de 1.000 reportajes de boda y sólo han tenido unas 10 quejas importantes en todo este tiempo” 

Damanda

Steph y Paul pusieron el caso en manos de los tribunales. David no se presentó a la vista ya que “el desplazamiento le hubiera costado una fortuna”. Finalmente el juez ordenó el reembolso de los 601 libras que David cobró por sus servicios.

Por cierto, según este artículo, David ya NO SE ANUNCIA como Fotógrafo de Bodas. Aun llevando a sus espaldas más de 1.000 reportajes nupciales. O eso dice él.

Ahora toca reflexionar: ¿De quien es la culpa? ¿Del fotógrafo irresponsable, no profesional y cara dura?, ¿de los novios que pretendían un reportaje “completo”, DVD y álbum incluido; por 600 libras? o ya puestos a culpar, ¿del tiempo por tener la desfachatez de poner una nube bajo el Sol?. En fin. El pan nuestro de cada día.