Hola de nuevo, hacía ya algún tiempo que no compartía con vosotros algunas bonitas fotografías de boda. Pues ya se terminó la espera. Hoy os comparto un breve resumen del reportaje de boda de Martha e Ignacio celebrado en mi ciudad, Granada.

El “modus operandi” del reportaje

En esta ocasión desarrollaríamos la sesión exactamente igual que en cualquier otro reportaje de boda. La única salvedad es que intentaríamos cambiar un poco el estilo para conseguir un resultado más documental.

¿El motivo? Una razón de un par de años. El pequeño Adrián, hijo de la pareja. Lógicamente le otorgaríamos una parte importante de protagonismo y con niños tan pequeños ya sabes que es complicado preparar nada. Sin embargo, como puedes ver, el pequeño no estuvo en los preparativos de la madre y el estilo de fotografía de boda vuelve con un toque del estilo que yo acostumbro. No podíamos cambiar de forma radical pues habría un contraste notorio en el álbum de boda de esta pareja, pero bueno, algo intentaríamos hacer.

Empezamos con “los hombres de la casa”

fotos boda novioAmbos se vestirían en un pequeño piso ubicado, precisamente, en el barrio humilde que me vio nacer y en el que he pasado gran parte de mi vida. Sin embargo el piso, como el mío, es muy pequeño por lo que la mayor parte de la sesión transcurría en un mismo lugar. Una pared cercana a una ventana y con una cama abajo. Quizá no sea el mejor lugar para una sesión fotográfica pero ya sabes que los fotógrafos de bodas, o resolvemos este tipo de situaciones de alguna manera, o estamos realmente jodidos.

Era una hora muy temprana así que, para no molestar mucho a la familia, tampoco estuvimos mucho tiempo tomando fotografías. Lo habíamos pactado así previamente y así lo hicimos.

“Hola Martha, ya estoy por aquí”

fotos boda preparativos noviaAun no estaba vestida y una de sus cuñadas terminaba de ponerla aun más guapa de lo que ya es. Con ella si estaríamos un poquito más así que la sesión en este caso sería algo más tranquila y duradera. La casa también se prestaría para recrearnos un poco. Luminosa y notablemente más amplia que donde fotografiamos a Ignacio momentos antes.

Aunque ilusionada y algo nerviosa, Martha se encontraba algo compungida por la lejanía de su familia que reside en Ecuador. Pero nada que las nuevas tecnologías no puedan arreglar. Hice la sesión de fotos frente a un ordenador y junto a la familia de Martha. Si por Skay, pero allí estaban también con nosotros. Hubo momento que la madre de Martha actuaba como ayudante mía pidiéndole a su hija que “sonriera para salir bella en la foto”. Precioso!!

Ceremonia, Reportaje y Celebración.

Religiosa en uno de los lugares con mejores vistas de Granada. Tampoco mucho más que destacar. Las fotografías de boda de pareja las llevaríamos a cabo allí mismo. No tendríamos mucho tiempo para ir a ningún sitio y aquel lugar tiene bonitos rincones. Entre eso y que yo tampoco necesito mucho decidimos aprovechar el tiempo mejor allí.

Y respecto al baile,…. podéis juzgar vosotros mismos. Mucha marcha y jolgorio hasta bien entrada la madrugada, que como no, yo tuve el inmenso placer de compartir junto a esta maravillosa familia.

Os dejo con un breve resumen de sus fotografías de boda.