Que los fotógrafos de bodas no pasamos por nuestro mejor momento es un hecho evidente y a nivel mundial por varios motivos. La primera es el intrusismo laboral. La segunda, la reputación que por culpa de algunos fotógrafos/as degenerados está cogiendo esta maravillosa profesión.

Ya hemos hablado en ocasiones anteriores sobre los anuncios que algunos novios ponen en internet buscando fotógrafos de bodas para que les “hagan las fotos de su boda sin pagar” . Si, como lo oyes. Ya no sólo que el fotógrafo no cobre, si no que no pague por hacer las fotos. También hemos visto a “fotógrafos baratos que arruinan bodas”. O, como no,  “fotógrafos de bodas amateur” entre otros sin olvidarnos del “fotógrafo cuñao”.

Pero si tuviéramos que hacer un “podium” sobre meteduras de pata, poco compromiso con tu trabajo y absolutamente nada de profesionalidad, el premio, de momento, recaería sin lugar a dudas a Katherine Mehta.

Katherine, de 26 años y natural de Texas, se define así misma como modelo de traje de baño y fotógrafa de bodas. Por su primera definición no me cabe duda alguna de sus cualidades para trabajar en ese sector. Sin embargo, por su segunda y aun sin haber visto su trabajo, va a ser que no.

 Hechos

¿Te imaginas que contratas a una fotógrafa para cubrir las fotos de boda de un maravilloso día para ti y te la encuentras manteniendo relaciones sexuales con uno de tus invitados?

Pues según el portal de noticias 9NEWS parece que ocurrió algo así. No da muchos detalles al respecto pero, según esta noticia, se lío bien gorda ese día. Al ser descubierta, Katherine fue expulsada de la boda que se estaba celebrando cerca de Dallas por lo que comenzó a gritar y a orinar junto a un árbol cercano. Supongo que bajo el estupor de los presentes.

Fue necesaria la intervención de la policía poniendo a esta fotógrafa / modelo bajo arresto en la parte trasera del coche patrulla. Según los testimonios, comenzó a amenazar de muerte a los agentes de policía. Y no sólo los agentes, si no a sus familias también.

Días después, fue acusada de intoxicación pública, obstrucción y represalia concediéndole nuevamente la libertad bajo fianza. Al salir de la carcel, la fotógrafa declaró que “le aumentaron la bebida mientras trabajaba en la boda” También que “dos hombres intentaron acercarse a ella y hacer cosas inapropiadas por lo que trató de gritar para pedir ayuda”

El reportaje de bodas no se si habrá salido bien. Tampoco si algún día llegará a manos de la pareja de novios. Pero de lo que si estoy seguro, es de lo entretenida que debió ser la celebración de ese día. Especialmente para nuestra amiga Katherine y alguno de los invitados de los novios.

Una pena, y lamentable, que los fotógrafos de bodas nos veamos envueltos en este tipo de noticias que tanto dañan la reputación de esta industria.

Toda esta información se recoge en muchos noticiarios y diarios del país. Sólo con hacer una pequeña búsqueda en google te será suficiente. Yo leí el artículo recogido en el portal 9News y fechado a día de hoy 28 de noviembre 2018