Por suerte cada vez son más las parejas que dan la importancia que merece a aquel que reflejará el día de su boda en forma de fotografías. El fotógrafo de boda. Sin embargo otros muchos prefieren decantarse por el fotógrafo cuñado o simplemente destinar más presupuesto a la tarta. Luego vienen los lamentos y excusas. Pero como todo en la vida, todo es cuestión de prioridades. La de unos será que sus invitados puedan repetir pastel o tengan una hora más de baile. La de otros que sus fotos de boda, que el recuerdo de su día, sea simplemente mágico.

Estilo

Algunos pensarán que la elección del fotógrafo de boda será en función del presupuesto. En gran medida así será. Pero también del estilo de cada uno de ellos. Podrás contratar un fotógrafo de boda barato cuyo estilo no es el que mejor se te adapta. Pero bueno, «es barato» pensarán muchos. 

Natural, glamour, fotoperiodismo (ojo con esto)…. O un poco de todo. Define el estilo que te gusta y en función de eso ya puedes acotar en la búsqueda.

Fotógrafo profesional 

Que sea profesional no significa que sea bueno. Profesional es aquel que paga por poder trabajar. Luego están los comúnmente conocidos como «pirata». Que pueden ser buenos fotografiando pero lo hacen de forma ilegal. En la mayoría de los casos estos suelen ofrecer peores resultados que los primeros. Muchos lo consideran como un trabajo extra a su otro trabajo y pasajero. Así que mejor un fotógrafo de boda profesional. Y no solo por los resultados que obtendrás si no también para llevarte sobresaltos.

¿Por qué? Fácil. Sanciones económicas. En la lucha contra la economía sumergida son cada vez más las inspecciones que se llevan a cabo durante la celebración de un reportaje de boda. El mayor problema es que no sólo será el fotógrafo «pirata» el que tenga la obligación de pagar una multa. Los novios también tendrán que hacer frente a otra. Espero al menos que pastel estuviera exquisito.

Además, cada vez más son los centros de celebraciones que un par de semanas antes solicitan al fotógrafo de boda contratado por la pareja la documentación oportuna de seguros y obligaciones fiscales al corriente para permitirle desarrollar su función. Es cada vez más común que una pareja de novios y el fotógrafo «no profesional» rompan su acuerdo días antes de la boda ante la imposibilidad de realizar el trabajo por parte del segundo.

Elección y opiniones de otras parejas

Una vez tengas vistos algunos fotógrafos que puedan adaptarse a tu estilo y presupuesto, investiga un poco sobre ellos. Años de experiencia, galería de imágenes, tiempo de entrega, etc,… Pero sobre todo, las opiniones reales que otras parejas de novios han tenido con su fotógrafo de bodas. Otros serán el mejor termómetro para tomar una correcta decisión. Tendrás muchas menos posibilidades de equivocarte en la elección de tu fotógrafo.

Y por supuesto, una vez elegido y habiendo dejado bien claro todos los términos del trabajo como que se incluye o que no, plazos, etc,…. mejor dejarlo reflejado todo por contrato y evitar problemas.

Equipo fotográfico

El otro día leía «La guía definitiva para encontrar tu fotógrafo de bodas ideal». Era, cuanto menos, graciosa…. e indignante. Lógicamente publicada en un famoso portal de preparación de bodas. Y seguramente escrita por alguien que no ha cogido una cámara fotográfica en su vida. Pero cuanto menos, ofensiva para muchos de nosotros. 

Uno de los primeros consejos era que «tu fotógrafo de bodas utilizara filtros tipo Instagram para tus fotografías pues era la moda de esta década». Toma ya!!

Otro de los consejos era que el fotógrafo no tenía que hacer nada durante el día de la boda. Sólo tomar fotografías y nada más. Es decir, sólo el «estilo fotoperiodístico» es el bueno. Ya he hablado en muchas ocasiones de este estilo. Y hay que tener mucho cuidado con él. Es decir, que aquellos que buscamos un mejor lugar para los retratos, una mejor iluminación o buscamos estilizar el cuerpo de nuestros modelos aun con fotos naturales no somos recomendados. Incluso ni aunando varios estilos.

Y ya el que me acabó de rematar fue el del equipo fotográfico. «El cliente debe preguntarle al fotógrafo qué cámara de fotos tiene y comprobar si es de gama profesional o no para asegurarse un mínimo de calidad». Es decir, si el reportaje de boda es bueno o malo será a debido a que la cámara será de gama profesional o no. 

Federico García Lorca, Antonio Machado o Cervantes fueron célebres escritores gracias a que usaban las mejores plumas de la época. Lo mismo pasaba con Picasso o Velázquez. Fueron genios de la pintura gracias a las brochas utilizadas. 

Así que ya sabes, si quieres ser un mejor fotógrafo de bodas pide un préstamo y compra la cámara de fotos más cara del mercado. Sólo así tendrás éxito con los novios. Y lo de las lentes, iluminación, dirección de modelos, experiencia y un largo etc…. lo dejamos para otra modalidad fotográfica. Acojonante!!