En esta ocasión presento el Book de fotos a Clara y Juan

Como fotógrafo profesional de niños, todos los reportajes fotográficos los llevo a cabo con el máximo interés posible aunque si bien es cierto, existen momentos en que estos cobran una mayor ilusión debido a la relación personal que me puedan llegar a unir a los fotografiados. Este es un claro ejemplo de ellos ya que conozco a sus padres desde hace ya bastantes años y a Clara y Juan desde que nacieron.

Respecto a la sesión, en principio sólo teníamos programada una pequeña sesión fotográfica de estudio. Un pequeño reportaje de fotos para el recuerdo que además sirviese para ver la evolución y crecimiento en cada uno de ellos con el paso del tiempo. Algo formar y divertido.

La disposición de Clara y Juan fue intachable. Clara “posaba” como una autentica modelo, en todo momento pendiente de “su fotógrafo” y mis indicaciones. Por el contrario Juan…, bueno, Juan fue otra película. Yo diría que un “trasto”. Su juego favorito era el que yo intentara sacarle una foto. Al final quedamos en tablas. Se lo pasó bomba, y yo también.

Durante el book de fotos a Clara y Juan, le propuse a su madre dar un paseo por algún parque o paraje natural para continuar con la sesión fotográfica en exteriores, en un ambiente más distendido y divertido para ellos. Además, estaba seguro que ambos me darían mucho más fuera, retirados de los flashes de estudio. Nos fuimos a un embalse de agua existente en el cinturón de Granada donde tanto Clara como Juan jugaron, corrieron y hasta le dieron de comer a los patos del lugar.

Reportajes como este, o mejor dicho, momentos vividos como este, me hacen sentir bien como fotógrafo de niños. Es gratificante fotografiarlos, pero también un reto.

Gracias a Nieves y Juanjo por permitirme su publicación.