¿Hacia donde miran tus modelos? ¿Les pides que miren hacia algún lugar en concreto? ¿Son ellos los que deciden hacia donde mirar o lo dejas un poco al azar?

Al final, como todo, supongo que la respuesta será: “depende”. Y depende de lo que queramos conseguir en la foto. No es lo mismo querer vender un artículo o darle prioridad a algunos elementos de una foto que darle protagonismo a nuestra/o modelo a través de la fuerza de sus ojos.

Como decía anteriormente, la mayor fuerza de un retrato la tienen los ojos de la persona a la que fotografiamos. Si retratamos a una persona y esta se encuentra mirando a cámara, la vista y atención del espectador recaerán sobre la cara y ojos de la persona retratada. Lo demás será secundario. Si por el contrario, retratamos a una persona y esta se encuentra mirando algún elemento, la atención del espectador que mira esa fotografía recaerá sobre aquello a lo que nuestra/o modelo mira. Su ojos dirigirán los nuestros, al igual que los dedos y brazos también juegan una papel muy importante a la hora de querer señalar algo. Esto lo veremos más adelante.

Imagen 1

En la imagen 1 anterior cometí un error muy grande. Me contrataron de una firma de ropa y complementos para hacerles las fotografías para su correspondiente catálogo. La idea en esta foto era la de destacar la diadema rosa de la cabeza. Lo primero que hice fue asegurarme de tener un contacto con el complemento para lo que usé las manos de la chica que a su vez ya enmarcan también su cara. Pero en vez de indicarle que mirara hacia abajo le pedí que mirara a cámara. Sus brazos enmarcan su cara y sus ojos miran a cámara. Si te fijas bien, lo que menos destaca es la diadema rosa. Suspenso para mi!!! (Por suerte pude hacer alguna más corregida)

Imagen 2

Aquí intento destacar el anillo de compromiso de esta novia. Veremos a continuación un error y un acierto.

Imagen 3

En la imagen 3 puedes ver claramente el error. ¿Cuál es la zona de la fotografía anterior donde primero aterrizan tus ojos? Efectivamente. A la cara de la chica. De hecho, tienes que fijarte bien para ver el anillo. Veamos otra versión corregida.

Imagen 4

Aquí la cosa cambia. La novia nos miraba a nosotros así que hemos re encuadrado la toma para eliminar sus ojos y eliminado la sonrisa. Tu ojos ahora deben aterrizar a las manos de ella.

Pero,, ¿que hubiera pasado si a esta imagen 4 anterior le hubiéramos pedido a nuestra novia que hubiera mirado a sus manos? El efecto hubiera sido doble. Veamos otro ejemplo:

Imagen 5

Lástima que no puedas ver las fotografías a mayor resolución y tamaño para ver el efecto. Quisimos destacar el anillo y pulsera regalo de la madre de esta pequeña niña de comunión. El efecto es aun mayor. Hemos conseguido que toda la atención recaiga sobre las manos de la pequeña. Sus ojos nos dicen a nosotros a donde debemos mirar.

Imagen 6

En la imagen 6 os presento a Alvaro. Un gran videografo de mi ciudad. Vino al estudio y me pidió algunas fotografías para la imagen corporativa de su nueva página web. Aquí la intención es presentar imagen y servicio. Era importante destacar parte de su material de trabajo. Sus ojos vuelven a indicar a los tuyos donde mirar: hacia su equipo de video.

Imagen 7

¿Donde vuelven a mirar tus ojos en la imagen número 7? ¿Al reloj quizá? En esta ocasión no se ven sus ojos (aunque podemos intuir que miran hacia abajo) pero el simple hecho de no aparecer en la toma hace que nosotros busquemos otro punto de interés. Su manos y por ende, el reloj regalo de su padre.

En esta ocasión la novia me pidió alguna fotografía de su tocado. Podía haberla puesto de perfil (como ves en la imagen) y con las manos abajo haber llevado a cabo la fotografía. Pero, ¿y si afinamos un poco más? ¿Y si enmarcamos con sus manos y dedos ese tocado? Es evidente que la atención es mayor sobre nuestro objetivo.

Entonces, ¿para donde deben mirar nuestros modelos? Pues como decíamos al principio: “depende”. Y dependerá especialmente de lo que quieras conseguir con esa fotografía y su objetivo final. Si quieres que la atención principal del retrato recaiga sobre el modelo y especialmente su cara, pídele que mire a cámara. Si prefieres que la atención se comparta entre cara y cuerpo, pídele mejor que mira hacia una ventana por ejemplo. Si quieres vender un bolso o destacar una joya, recuerda que tus ojos nunca deben mirar a cámara y si miran a ellos mucho mejor.

No olvides que los brazos enmarcan, los dedos señalan y los ojos, menos enmarcar, lo consiguen casi todo, incluso informarnos sobre el estado de ánimo de la persona a la que retratamos.