Formato 2:3, formato 1:1, formato 4:3… tantos formatos como manejo tengas a tu herramienta de recorte. Pero, ¿es bueno tener tantos? Si. ¿Es bueno usar tantos? NO. Al no ser que quieras que tu trabajo parezca un circo.

Y no sólo para que tu trabajo sobre algo sea homogéneo en cuanto al formato de tus fotografías si no también por comodidad y rapidez, por ejemplo, para diseñar un álbum de boda.

¿Has presenciado alguna vez alguna exposición fotográfica, de un único autor, donde haya presentado fotografías en diferentes formatos? No, ¿verdad? Elige un formato con el que te sientas identificado, se fiel a el y dale sentido y seriedad a tus trabajos y proyectos.

Seamos prácticos. Yo como fotógrafo de bodas me cuesta mucho menos trabajo, infinitamente menos, diseñar un álbum si todas las fotografías son del mismo formato. En mi caso 2:3 que es el mismo en el que saca los archivos mi cámara. Independientemente que haga las tomas en horizontal como en vertical. Incluso puedo hacer fotos en vertical y recortarlas posteriormente por algún motivo y pasarlas a horizontal. Pero siempre respetando un recorte con formato 2:3. Esto no significa que tengas que respetar el formato que te ofrece la cámara por las medidas de su captor (sensor). Yo podría utilizar para todos mis trabajos y ser fiel al formato cuadrado 1:1 independientemente que mi cámara fotográfica que genere los archivos en bruto en 2:3. Pero mi forma de hacer fotografía y encuadrar debería ser diferente y debería también tener en cuenta el recorte posterior que debería de hacer con algún programa de edición.

Quizá a ti te guste el formato cuadrado 1:1 o el 4:3 si vienes usando cámaras Olympus o Panasonic por ejemplo. No hay problema siempre que todos tus trabajos conserven el mismo formato. O al menos, un mismo trabajo.

¿Te imaginas un reportaje de boda con formatos varios? Yo si. La primera que hice. Hice los recortes con photoshop como a mi me parecía bien. Para eliminar tal elemento o mantener aquel otro. Fotografías don formatos sin ningún tipo de sentido. Un desastre para poder diseñar el álbum. Finalmente no quedó del todo mal pero…. puffff,… jamás lo pasé tan mal para poder diseñar un álbum y jamás tuve que invertir (en este caso perder) tanto tiempo. Fue espantoso. Sólo necesité esa boda para darme cuenta y cambiarlo sobre la marcha. Ya no me ha vuelto a pasar.

Aunque esto no es un ejemplo del diseño que di a su álbum, aquí tienes una muestra de esa locura. Puedes ver 6 fotografías y 6 formatos diferentes. Imagina tener que diseñar un álbum de boda completo con fotografías con formatos así.

 

Es posible que en alguno de tus trabajos incluyas algunas tomas con formatos diferentes. Yo lo hago y no hay problema. Pero evita que tu álbum no tenga identidad ninguna. Tienes un estilo fotográfico y un formato de como plasmarlo. Hazlo e intenta no salirte de ahí. Es como si fuera tu firma. Y lo más importante, aunque algunas tomas las re encuadres posteriormente en photoshop, intenta encuadrar directamente desde la propia cámara. Al menos, si tienes posibilidad y tranquilidad para hacerlo. Yo soy consciente que a veces es complicado por la situación de ciertos momentos, especialmente en bodas, donde todo es mucho más rápido y “tenso”. Pero, si tienes posibilidad, si llevas a cabo reportajes más tranquilos, pruébate y piensa qué tipo de “recorte” harías a esa foto en el ordenador. Cuando lo pienses, haz la foto tal cual tienen en miente. Repito, a veces es imposible pensar tanto pero, si tienes ocasión, hazlo. A mi me ha ayudado mucho a tener un estilo más definido.

Ya sabes que me gusta este tipo de encuadres. Y como verás, aun siendo difícil de llevar a cabo, siempre intento hacerlos directamente durante la toma de la foto. Aquí tienes una muestra. La foto abierta directamente en raw, sin procesado ninguno y con la herramienta de recorte seleccionada para que veas que no hay ningún recorte previo establecido.
Esta foto la levantaría un poco en luces, y para serte sincero, recortaría unos milímetros por la parte izquierda hasta el borde de la nariz hasta perder el ojo derecho de la modelo por completo.

 

Como verás, casi todo mi trabajo se hace en formato 2:3. Me encanta y me siento muy cómodo en el. También algo el cuadrado 1:1 pero, mi base principal desde hace tiempo es el mismo que me ofrece la cámara.