Canon 135L f2

Es lo que tenemos los fotógrafos de bodas, que nunca tenemos suficiente con el equipo del que ya disponemos. Bueno, mejor me aclaro ya que quizá no esté diciendo toda la verdad. Como recordarás, hace algunas semanas publiqué un pequeño post explicando un poco que equipo fotográfico llevo dentro de mi bolsa de trabajo como fotógrafo de bodas. Explico que especialmente trabajo con dos cuerpos de cámara y una lente zoom 16-35 en una y un 70-200 en la otra amén de llevar siempre alguna lente de repuesto por si las moscas algo falla (en este caso un fijo).

canon 135L f2
©Alejandro Gonzalo

Digo igualmente que soy fiel admirador y enamorado de las lentes fijas por diversos motivos. Luminosidad, definición y tamaño y peso de la lente. Aun así, mi lente favorita al día de hoy sigue siendo mi lente canon 70-200L f2.8 II. Versatilidad, luminosidad y definición que realmente nada tiene que envidiar a ningún fijo con esas gamas focales, incluyendo a la máxima apertura. El único problema es el peso y tamaño.

De momento sigo utilizando esta lente en el 80% de las fotografías que hago en mis reportajes de boda por lo cual seguirá siendo mi lente fetiche.

Pero no todo son este tipo de reportajes. Hay otros en los que no necesito tanta versatilidad y por lo tanto podría sustituirlo por otra lente de menor tamaño y peso sin perder absolutamente nada en calidad e incluso ganando del doble de luminosidad. Es por esto que al final he adquirido la lente de canon 135L f2. Una lente especial para retratos y a la que gracias a esa longitud focal y f2 se consiguen unos desenfoques con fondos cremosos y especiales. Además, añadimos su reducido peso si lo comparamos con el 70-200 pues pesa poco más de 600 gramos.

canon 70-200L y canon 135L

Book, reportajes de embarazada, reportajes de comunión, niños,…. Esta nueva lente cubrirá prácticamente la totalidad de todos aquellos que sean llevados a cabo al aire libre pues así tendré espacio para cerrar o abrir encuadres sin problema.

Este artículo no trata sobre un análisis sobre la calidad demostrada de esta lente. Para eso hay cientos de artículos que lo muestran y en los cuales yo también me he basado en cierta medida para convencerme de la necesidad en hacerme de el. Simplemente quería exponer mi experiencia con esta nueva lente y de momento es más que acertada.

Ahora acudo a los reportajes en los que se de antemano que no usaré angular con una pequeña mochila. Incluso a veces, en esa mochila llevo la lente 28 1.8 por si necesitara alguna toma más abierta ya que ni abulta ni pesa. Ya no necesito cargar con el “mochilón” para transportar el tele zoom, el cuerpo de cámara y empuñadura necesaria para mí para aguantar el peso de la lente en las tomas verticales.

En definitiva, una lente la 135L que llevaba mucho tiempo planteándome su adquisición pero retenido ya que esa focal la tenía cubierta con el tele zoom. Al final ha primado un poco más la comodidad que realmente la necesidad. ¿Compatibles? Por supuesto. Como fotógrafo de bodas seguiré utilizando el zoom 70-200, me sentiría desnudo si no fuera con el. Para lo demás, siempre que la situación me lo permita, el 135L será el elegido. Mi espalda y brazos me lo agradecerán. Mi fisioterapeuta quizá no tanto, jeje.

canon-135L-f2