book-fotos-playa-10

Podría ser un book de fotos de pareja o… una prepoda jejejeje. Se que a Mary y Migue cuando lean esto les hará gracias y quizá por eso lo pongo. Y es que aunque esta pareja lleven ya algunos años de relación y compartan su vida junto con la de su precioso hijo aun no han pasado por vicaría, así que yo aprovecho para lanzarles un dardo por si algún día necesitan un fotógrafo de bodas. Ahí lo dejo.

Volviendo a este book de fotos de pareja, Mary me contacta y, a diferencia de lo que otra pareja con un hijo hubiera hecho, me indica que ellos quería un reportaje de pareja. Si peque. Sólo ellos… de momento. El siguiente turno sería para él pero por lo pronto sólo papá y mamá. Perfecto y además una decisión muy acertada. Además, querían que sus fotografías fueran en la playa. Dicho y hecho. Unas semanas después allí estábamos los tres.

Finales de octubre. Tarde algo calurosa y muy muy nublada. Tanto que antes de empezar la sesión algún chapetón nos cayó. Quedamos en la playa de Motril para desplazarnos a otra zona más separada. Antes de llegar a la playa fuimos haciendo algunas paradas previstas. El book de fotos de pareja debía tener su grueso en la playa pero deberíamos darle algo de variedad.

Las primeras fotos fueron algo más “tensas” pues hasta que mi joven pareja de hoy no se acostumbrase a mi presencia estarían algo “nerviosos”, especialmente Mary, algo normal por otro lado. 5 minutos después ya estábamos todos relajados y disfrutando de una magnífica tarde fotográfica.

Un breve paseo y tras algunas fotografías fuimos llegando al mar. La playa estaba en su punto perfecto. Cielo cubierto, viento y algo de oleaje lo que haría que la playa fuese plana y con algo de arena que ya conocemos las playas de Granada. Mucho mejor para las fotos.

Como fotógrafo de bodas he de reconocer que parte del reportaje lo afronté como si de un reportaje boda se tratase, salvando las diferencias, claro está. Además, toda la sesión de este book de fotos de pareja en la playa transcurrió tranquila y divertida. Todas las fotografías en pareja. Unas centrando más la atención en ellos y otras incluyendo en la toma algo de entorno. Unas fotografías más divertidas otras algo más íntimas. Vamos, que con un traje de novio y novia serían fotos de boda perfectas para cualquiera de mis reportajes.

Poco a poco fuimos llegando al final de este bonito book de fotos de pareja en la playa. Además, un “chapetón” torrencial hizo que adelantáramos la vuelta así que poco después dimos por concluida la sesión fotográfica.

Mary y Migue vinieron pocos días después a recoger las fotos. Les gustó mucho el trabajo e incluso ganas de casarse les entraron, jajajaja. Bueno, yo por si las moscas, ahí lo vuelvo a dejar.

Para los más “cotillas” fotógrafos, toda la sesión se llevó a cabo con luz natural, medición de luz manual con fotómetro de mano y como lente, una de mis favoritas, la 135mm. Magnífica por cierto.