Hola a todos. Dentro de las  boda Granada que voy mostrando, presento hoy el realizado a Beatriz y Manuel por el centro de Granada.

Lo más curioso es que esta pareja no es de Granada. Son y residen en Andujar, un gran municipio de la provincia de Jaén. Su deseo era casarse en nuestra ciudad y eso hicieron. Podrían haberse traído su propio fotógrafo de bodas pues nos encontramos a poco más de una hora de viaje, pero decidieron contar conmigo para ese día tan especial para ellos.

Beatriz me llamó bastantes meses antes. Según me confesaba después, decidió contar conmigo tras una ardua búsqueda de fotógrafo de boda Granada. Tanto a ella como a Manuel les gustaba el estilo que doy a los reportajes de boda y eso decantó su elección hacía mi si tan siquiera importarles el precio del mismo.

A Beatriz y Manuel los conocí unas semanas antes de su gran día. Para mi es importante conocer a las parejas antes de fotografiarlas. Creo que es bueno para romper hielo y tensiones por ambas partes. Aprovecharon una visita de “papeleos” a nuestra ciudad para poder citarnos y conocernos. En esa breve charla pudimos tener todos claro más o menos como transcurriría el reportaje fotográfico. Algo moderno y a la vez natural.

Seguramente este sea uno de las bodas Granada que mas tranquilo que he hecho y seguramente haré por dos motivos. El principal es la amabilidad y disponibilidad de la pareja de novios. El otro es que se trataba de una ceremonia muy íntima donde sólo los más allegados pudieron disfrutar con ellos de ese momento. En consecuencia, para mi todo mucho más fácil. Como ves, el reportaje contratado sólo incluía ceremonia y fotografías de boda en exteriores.

Las fotografías de boda comenzaron en la misma puerta de la iglesia. Algunas fotos de grupo, otras a los peques y por fin a la novia junto a su padre a divisarlos al otro extremo de la plaza pues el hotel donde se hospedaron se encontraba apenas a unos metros de la puerta de la iglesia.

Las tomas dentro de la iglesia fueron formales y dentro siempre de lo que uno puede “innovar” gracias en gran parte a algún monaguillo de entrada edad con ganas de hacerse notar el “simpático” (si no lo digo reviento).

Ya en el exterior, el reportaje de boda transcurrió de forma breve. Una simple vuelta a la iglesia sería nuestro escenario para las tomas pues apenas teníamos tiempo para más. Nada de paseos largos ni lugares más clásicos por lo que tendríamos que darle a la imaginación en un margen tan reducido de tiempo y lugar.

Apenas una hora después, nos encontrábamos en el salón del restaurante habilitado junto a su familia brindando por un gran futuro de esta pareja.

Según me decían con la entrega del álbum, Beatriz y Manuel se encontraban felices y sorprendidos por el resultado del mismo así como orgullosos de su elección hacía mi dentro de todos los fotógrafos de bodas con los que habían hablado.

Para aquellos más curiosos, todo este reportaje se llevó a cabo con luz natural a excepción de algunas tomas dentro de la iglesia para las cuales se utilizó algo de flash, pero como decía, prácticamente todo con luz ambiente.

Abajo sólo unas muestras. Lo novios, además de su bonito álbum, disponen de todas las fotografías realizadas. Espero os guste.