fotos de boda originales

Aunque todos los reportajes sean especiales ninguno es igual. Unos por las personas que forman parte del mismo. Otros por algunos motivos de consideración y otros por el lugar en el que se lleva a cabo la celebración como es el caso del reportaje de boda en Granada de Marina y Carlos.

Ceremonia civil oficializada y celebrada en el Carmen de los Chapiteles, lugar de ensueño enclavado a las mismas faldas de nuestro tesoro más preciado, la Alhambra. Un lujo si eres fotógrafo de bodas, pues aunque por mi estilo fotográfico quizá no sea este el mejor lugar de todos, si que conseguimos encuadres y panorámicas preciosas, por no hablar de las maravillosas vistas que aquel lugar nos regala.

Esta boda en Granada comienzan temprano. La ceremonia daba comienzo a las 13h y el acceso a aquel lugar histórico es algo más complicado de lo normal así que “taxi que te crió”. Debía ir a casa de Carlos, a Casa de Marina y posteriormente a “los Chapiteles” así que debíamos comenzar pronto con las primeras fotografías de boda para tener algo de tiempo en cada lugar y, como no, poder ser puntual.

Fotografiar a Carlos fue sencillo. Un chico guapo y fotogénico. El único “problema” sería encontrar el sitio (o pared) adecuado para evitar el uso del flash pues el día se encontraba bastante cerrado de nubes pero decidimos quedarnos en su propia habitación. Corrimos la cama, quitamos un par de cuadros y utilizaríamos como única fuente de luz la natural que provenía de una ventana lateral. Nos encontrábamos prácticamente solos. Carlos, sus padres y yo por lo que la tranquilidad necesaria para llevar a cabo esta primera parte de este reportaje de boda en Granada estaba asegurada. Al rato llegaría su hermana junto a sus hijos y marido pero la tranquilidad seguía intacta. Algunos retratos mas a Carlos con sus padres, hermana y sobrinos dieron por finalizada la sesión en casa de el. Perfecto!!!

Llegamos a casa de Marina y Carlos que es donde me cité con la novia. Si fotografiar a Carlos ha sido sencillo hacerlo a Marina lo ha sido aun más. Llego a casa y me encuentro un piso nuevo, con aun muy pocos muebles y paredes libres de cuadros y de colores y adornos modernos. Para colmo todo exterior y con ventanales en cada habitación por lo que el flash seguiría sin utilizarse. Una vivienda que como fotógrafo de bodas me gustaría encontrarme a cada boda en Granada que llevo a cabo.

Comenzamos con las primeras fotos a Marina y su madre, algo tímida al principio pero participativa y muy atenta con el paso de los minutos. Tuvimos tiempo de experimentar y disfrutar de la sesión haciendo tiempo hasta que llegaran sus dos hermanas y padre a los que, al igual que en casa de Carlos, fuimos incorporando de manera individual y colectiva.

La ceremonia en “los Chapiteles” fue muy emotiva, simpática y participativa por parte de familiares y amigos de esta pareja. Desgraciadamente se debió celebrar en salones interiores pues en ese momento teníamos algo de lluvia. Las fotografías de boda con vistas a la Alhambra deberían esperar. Aun así, la iluminación natural era suficiente como para seguir aprovechándola y evitar el uso de flash.

Y tras la ceremonia civil las fotografías de novios de exterior que pude aprovechar al máximo con algo de tranquilidad.

Y como no una celebración con mucho baile, cachondeo y jolgorio del cual también disfruté como si de otro invitados más me tratase.

Un reportaje de boda en Granada moderno y alegre; con unas fotos de boda originales y divertidas y una pareja sin calificativos para poder expresar tu atención y encanto con este que aquí escribe.

Mi agradecimiento a ellos y su familia con los que fue tremendamente fácil trabajar.

A continuación, parte del reportaje. Ellos, como no, disponen de todas y cada una de las fotografías.

¿Comenzamos? Boda en Granada 🙂