Como fotógrafo de niños para mi siempre es especial hacer fotos, pero cuando la modelo lleva tu sangre, pues quizá mucho más. Aunque este es parte de un pequeño reportaje improvisado realizado hace unos meses aprovechando un paseo, si que me gustaría inaugurar mi primera entrada a esta web con fotografías de ella, mi hija Paula. Este pequeño reportaje de fotos improvisado fue realizado en un parque cerca de casa, una tarde cualquiera. ¿Su edad? Rozando el año y medio.

Para mi es un desafío, que acepto de buen grado, el poder llevar a cabo reportajes de fotos a niños pequeños. Aparte de fotógrafo de bodas, mi pasión, mi siguiente reto es fotografiar a los más pequeños de la casa. Es complicado y cansado el estar  revolcándose por el  suelo a la misma vez que ellos, pero quiero retratarlos tal cual se muestran. Es muy gratificante trabajar con ellos (a veces contra ellos) y posteriormente ver esas caras y expresiones que soló los niños son capaces de ofrecer y que desgraciadamente se pierden con el tiempo.

Y como no, si es posible, antes de hacer un reportaje fotográfico a niños pequeños en Granada intento conocer el sitio antes  y buscar posibles localizaciones para ir agilizando que con los niños nunca se sabe y cualquier precaución siempre es poca.

Respecto a las fotos, llevadas a cabo con un cuerpo de cámara de formato completo y una lente zoom 70-200 2.8. Respecto a la luz, natural y sin modificadores de luz. La iluminación suave y cálida debido a la hora avanzada de la tarde.

Bueno, supongo que con el tiempo Paula no correrá huyendo de mi cada vez que me vea con una cámara de fotos, al menos, eso me gustaría 🙂

Espero sean de vuestro agrado. Gracias por pasar.