Hay momentos en tú vida que deberían ser eternos.

No sólo es tener fotos. Es tener momentos. Es ofrecerte un recuerdo detrás de cada fotografía que sea capaz de trasladarte con emotividad al maravilloso día de vuestra boda.

Permíteme el privilegio de ser tú fotógrafo de boda. De contar la historia más bonita que el destino va a escribir en vuestra vida. Acepto esa responsabilidad que ponéis en mí como profesional y la confianza que depositáis en mí como persona.

Si de algo estoy orgulloso es de poder contar con el reconocimiento y opiniones de las parejas para las que ya he tenido la oportunidad de trabajar.

«Poder disfrutar de los recuerdos de tu boda, es vivirla más veces»

Comparte